TRATAMIENTO DE PEQUEÑAS TELANGIECTASIAS  
Avda: Presidente Adolfo Suarez 12 Sevilla 41011
              954 455 455 clinicaruher@clinicaruher.es
Corporal Facial Fotodepilación Nutrición Alopecia Odontología Laser Cita Tienda Horario
Si usted desea mas información puede solicitar una cita gratuita y sin compromiso en el tlf : 954 455 455  para evaluar su caso.
LASER Y LUZ PULSADA TELANGIECTASIAS
Las telangiectasias, las arañas vasculares y las varículas son dilataciones de los vasos superficiales de la piel, que se manifiestan externamente como pequeños capilares de coloración roja/violácea, de disposición lineal fina (telangiectasias), gruesa y tortuosa (varículas), y arboriformes o aracniformes (arañas vasculares). Las arañas vasculares también se denominan nevus o angiomas aracniformes. Este tipo de lesiones vasculares aparecen como signo normal del envejecimiento de la piel, como consecuencia del daño solar acumulado desde la infancia o bien como manifestación de trastornos circulatorios (esto último es más habitual en el caso de las varículas de las extremidades inferiores). Las arañas vasculares son propias de las zonas expuestas al sol en los adultos (cara y tórax principalmente); en niños no son raras en las manos, los dedos y alrededor de la nariz y de los ojos. Las telangiectasias son frecuentes en las mejillas (cuperosis), la barbilla y el escote, y suelen acompañar a otros signos de envejecimiento de la piel (por ejemplo, lentigos solares) o bien a la presencia de pústulas –granos de pus– (en la rosácea). Las varículas son propias de las extremidades inferiores y son más frecuentes en las mujeres. Cabe decir que no es estrictamente necesario tratarlas, ya que suponen sólo un problema estético la gran mayoría de casos. En caso de desear eliminarlas, se dispone de distintas opciones: Tras la aplicación de anestesia local, las lesiones vasculares pequeñas pueden ser carbonizadas mediante el electrocoagulador. Los resultados suelen ser buenos, aunque al ser un dispositivo que cauteriza aquello con lo que contacta su punta, existe mayor riesgo de cicatriz que con otros métodos. Sin anestesia local resulta muy doloroso.  Las lesiones vasculares pueden tratarse con distintas fuentes de luz, como los láseres o la luz pulsada intensa. Entre los láseres que más se emplean con esta finalidad están el de colorante pulsado, el de neodimio:YAG de 1064nm (ambos para lesiones planas y levemente elevadas) y el de CO2 (lesiones sobresalidas). La luz pulsada intensa es también una opción excelente para la mayoría de casos, y posee como ventaja que permite de forma simultánea tratar lesiones pigmentadas y el envejecimiento de la piel. Tanto el láser como la luz pulsada poseen como ventajas respecto a la electrocoagulación una menor probabilidad de cicatriz, de formación de costra y que no requieren anestesia local.